suficiente.es.

suficiente.es.

Cómo hacer un presupuesto cuando tienes deudas

Introducción

El presupuesto es una herramienta esencial en la gestión financiera personal, porque nos permite conocer de antemano cuánto dinero vamos a tener disponible en un determinado periodo de tiempo y cómo lo vamos a gastar. Pero hacer un presupuesto cuando se tienen deudas puede parecer abrumador. ¿Cómo hacerlo sin caer en la desesperación o la inacción? En este artículo, te daremos algunas claves para que puedas elaborar un presupuesto práctico y realista, incluso si tienes deudas.

Paso 1: Calcula tus ingresos

El primer paso para hacer un presupuesto es calcular cuánto dinero tienes disponible. Esto incluye tus ingresos regulares, como tu sueldo, rentas o ingresos por trabajos freelance. Trata de ser lo más preciso posible al calcular esos ingresos, para que la estimación que hagas sea lo más cercana posible a la realidad. Si tienes ingresos variables, puedes hacer una estimación promedio de los ingresos de los últimos meses.

Paso 2: Haz una lista de tus gastos

El siguiente paso es hacer una lista de todos tus gastos. Esto incluye gastos fijos, como la hipoteca o el alquiler, el seguro de salud, la factura del teléfono o la electricidad, y cualquier otra obligación financiera recurrente que tengas. También debes incluir gastos variables, como la comida, el ocio o los regalos. Trata de ser lo más detallado posible al hacer esta lista y no olvides incluir ninguno de tus gastos.

Cómo incluir las deudas en la lista de gastos

Es muy importante que incluyas tus deudas en la lista de gastos. De esta forma, podrás saber exactamente cuánto dinero necesitas para hacer frente a las obligaciones financieras que tienes y cuánto te queda para gastar en otras cosas. Si puedes, separa las deudas en diferentes categorías, como las tarjetas de crédito, los préstamos personales o la hipoteca. De esta forma, podrás tener una visión más clara de cuánto te falta para pagar cada una de ellas y cuál es la prioridad a la hora de saldarlas.

Paso 3: Prioriza tus gastos

Una vez que tienes una lista detallada de tus ingresos y gastos, es hora de priorizarlos. Esto significa que debes establecer un orden de importancia, basado en tus necesidades y objetivos financieros, para saber en qué gastar el dinero que te queda después de pagar tus deudas y gastos fijos.

Cómo priorizar los gastos

Para priorizar tus gastos, debes establecer cuáles son tus necesidades básicas y cuáles son tus deseos o caprichos. Por ejemplo, pagar la hipoteca o la cuota de un préstamo es una necesidad, mientras que salir a cenar fuera o comprarte ropa nueva es un deseo. Debes establecer una escala de prioridades, desde lo más importante hasta lo menos importante, para saber en qué gastar tu dinero de manera efectiva y consciente.

Paso 4: Busca formas de ahorrar

Una vez que has establecido tus prioridades, es hora de buscar formas de ahorrar para que puedas hacer frente a tus deudas y gastos con éxito. Aquí te dejamos algunas ideas.

Reduce los gastos superfluos

Puedes reducir tus gastos superfluos eliminando los gastos que realmente no necesitas. Por ejemplo, puedes cancelar suscripciones innecesarias a servicios de streaming o de envío de paquetes, o reducir la cantidad de veces que sales a cenar fuera de casa. De esta forma, puedes ahorrar dinero que puedes destinar a pagar tus deudas.

Negocia tus facturas

A veces, tus facturas fijas, como la factura del teléfono, el seguro de salud o la factura de electricidad, pueden tener opciones de negociación que no conoces. Puedes contactar a tus proveedores de servicios y ver si pueden hacer ajustes en tus tarifas o planes para que puedas ahorrar dinero todos los meses.

Baja el interés de tus deudas

Otra forma de ahorrar dinero es reduciendo el interés que estás pagando por tus deudas. Esto puedes hacerlo renegociando las condiciones de tus tarjetas de crédito o préstamos personales o solicitando una transferencia de saldo a una tarjeta con una tasa de interés más baja.

Paso 5: Haz seguimiento y ajustes

Finalmente, es importante que hagas seguimiento y ajustes a tu presupuesto de manera regular. De esta forma, puedes hacer ajustes necesarios en caso de que te desvíes de tus metas o de que surjan gastos imprevistos. También debes celebrar los pequeños triunfos a lo largo del camino, ya que esto puede ser una fuente de motivación para seguir adelante.

Conclusión

Hacer un presupuesto cuando se tienen deudas puede parecer abrumador, pero con algunas herramientas y estrategias, puedes lograrlo con éxito. Recuerda calcular tus ingresos y gastos detalladamente, priorizar tus gastos, buscar formas de ahorrar y hacer seguimiento y ajustes para lograr tus metas financieras. Con un poco de esfuerzo y una buena actitud, puedes lograr una situación financiera más saludable y satisfactoria.